Jubilaciones civiles y militares

Por Jorge Bentancur

Para igualar a la Caja Militar, cada uno de los jubilados civiles deberían recibir 250.000 pesos más al año y jubilarse a los 38 años, con 20 años de trabajo.

Hoy en día, 23 mil uniformados en actividad no pueden sostener las remuneraciones de los 48.000 pasivos, el 80% de la plata la pone rentas generales y significa 400 millones de dólares anuales. Es un disparate.
El promedio sería de 8.333 dólares anuales que le subsidia toda la sociedad a cada jubilado militar en un año. Equivale a 250 mil pesos uruguayos. Si de igualar hablamos, a los que se rompieron el lomo trabajando y están financiando este subsidio se les debería agregar 250 mil pesos anuales a cada jubilado. Para igualar para arriba, rentas generales debería aportar 3.333 millones de dólares a las otras cajas de los 400 mil jubilados civiles.
El Poder Ejecutivo va a decir que no hay plata, ¿verdad? Y es la realidad.
Entonces vamos a tener que igualar de alguna forma para que no le metan la mano en el bolsillo al trabajador para financiar privilegios y bolsones de antisolidaridad.

REPARTIR EQUITATIVAMENTE

Los recursos del país son finitos. Si de la gran olla de sopa que deben comer todos los habitantes, unos usan un cucharon para tomar y otros una cucharita de postre es seguro que más de uno se quedará con hambre. Lo justo es que todos usen la misma cuchara de sopa.
Con 400 millones por año se podrían solucionar tantas cosas, problemas de educación, vivienda, salud… Sin embargo para eso dicen que tampoco hay de dónde sacar plata.
El promedio de un jubilado militar es de 10.416 dólares anuales, de los cuales 2.083 paga la Caja Militar y 8.333 sale del bolsillo de la gente. A su vez el promedio es poco real porque un coronel cobra 100.000 pesos de jubilación y un soldado chirolas. De esos 100.000, resulta que 80.000 salen de rentas generales.
El promedio de las jubilaciones civiles anda por 14.639 pesos, trabajando 30 años con 60 años de edad un trabajador se retira con 47% del sueldo. Por el contrario, los militares con 20 años de servicio y 38 de edad pueden retirarse con 100% del sueldo y además pasan a cobrar el grado inmediato superior. Es decir que un trabajador en actividad de 65 años tiene que mantener a un jubilado de 38 años.
El BPS, la Caja Policial, la Bancaria, la Profesional y la Notarial ya fueron reformadas.

ELIMINAR LOS PRIVILEGIOS

Hace años que vienen prometiendo reformar el régimen jubilatorio de las Fuerzas Armadas. El anteproyecto de reforma que impulsa Tabaré Vazquez aumenta de 20 a 30 los años de servicio y lleva la edad mínima a 60 años. También dejará de contabilizar los años de educación militar para la jubilación como trabajados. El día que esto suceda los privilegios continuaran por muchos años porque las leyes son escalonadas. Tenemos demasiados coroneles, generales, brigadieres, vicealmirantes y capitanes en actividad que cuando se jubilen deberán ser mantenidos por los que se jubilan con $14.639. No hablemos de los privilegios. Les cuentan los años de estudio para la jubilación, veranean en casas reservadas en toda la costa. Privilegios que también mantenemos nosotros, la población toda.
Los jubilados del BPS tenían aguinaldo concedido por la Ley 12.996 Art. 10, hoy ya no lo cobran y eso también es una injusticia.
Todos los años tenemos 400 millones de dólares que se pierden, y no se siente a casi ningún político protestar por eso. Se podría financiar un ferrocarril de lujo, 4.000 viviendas por año o 400 escuelas.
Eso debería ser con una economía solidaria, donde los recursos de todo el país se distribuyan equitativamente para cubrir las necesidades de todos sus habitantes.

ANCAP, entre las pérdidas financieras y las pérdidas de valores

Escribe Javier Cousillas

Pocas veces en tan poco tiempo hubo tanta gente que supiera tan poco opinando sobre la gestión de ANCAP. Y el daño que están haciendo al “Ente” o la “empresa” (según como se la mire) es descomunal.

Nunca una Comisión Investigadora como la creada investigó tan poco. Desde antes de crearse los dados estaban echados. La derecha y algunos sectores del FA se vuelven a unir como en el 2003 para cuestionar el papel de ANCAP como palanca de desarrollo de la economía nacional y desde el resto del FA, salvo honrosas excepciones, el silencio es estruendoso.

Coinciden en que no es al país al que le deben cerrar las cuentas, sino a cada una de sus empresas públicas, desde una visión totalmente desacertada sobre cuál debe ser el papel de un Ente Autónomo en el marco de un modelo de desarrollo. Visión totalmente estrecha que cuestiona el papel de las empresas públicas como dinamizadoras del desarrollo social, el empleo, la industrialización, el conocimiento y tantos otros factores que contribuyen al desarrollo nacional.

Tienen una visión de ANCAP y del resto de las empresas para recaudar y volcar el dinero en políticas asistenciales. Les parece poco lo que recaudan con el IVA y el Imesi a los combustibles. No tienen idea el peso que tiene ANCAP a lo largo y ancho del país en la vida cotidiana de la gente.

Prefieren abrir comedores en Bella Unión o en Paysandú antes que desarrollar ALUR y que la gente viva dignamente de su trabajo. Prefieren traer el cemento de Turquía porque es más “barato” antes que realizar las inversiones en las plantas de Portland para generar inversión nacional.

Poco les importa si hubo que construir tanques para almacenar combustibles o supergás, o vagones y buques para su traslado,  porque durante décadas no se había hecho absolutamente nada ya que el único objetivo que tenía la derecha y que compartía –y me temo que sigue compartiendo parte del FA- es entregarla a manos privadas.

Para ellos todo es un “despilfarro”

No sólo se trata de cargarse algunos posibles candidatos para el 2019 (Sendic, Martínez, etc.)  Se trata también de “achicar el estado” y para ello no hay nada mejor que mostrar a ANCAP como un caos y una máquina de despilfarrar dinero.

Dicen que la masa salarial de los trabajadores aumentó un 50 % y esconden que el promedio del país fue un 47%. Omiten que toda la masa salarial más las cargas sociales de todo el personal de ANCAP incide en la tarifa de los combustibles un poco menos que un pedo en el desierto del Sahara.

Buscan los motivos de las pérdidas  en la contratación de un remolcador para llevar las barcazas Río Uruguay aguas arriba, porque prefieren hacerlo en camiones como siempre lo hicieron,  o en la contratación (5000 dólares) de publicidad en  una radio comunitaria de Quebracho, pero no informan cuanto llevan los canales privados o el resto de los medios de comunicación que están muy lejos de ser “comunitarios”. Claro, pobre al periodista que informe cuanto ingresó proveniente de ANCAP entre 2000 y 2015 en el medio que trabaja! Profesionales si, incisivos si, rigurosos, también ; pero no mascan vidrio.

Realmente se trata de argumentos para infradotados.

ANCAP factura anualmente 5000 millones de dólares por año y su problema está en que entre los años 2011 y 2014 dejó de recaudar 800 millones de dólares asumiendo costos de distribución que no fueron volcados a la tarifa con el objetivo –que comparto- de que la inflación no superara el 10 %. Le guste o no le guste a los Astoris, Valentis, Michelinis y los voceros de la derecha que actúan como repetidores de  análisis que responden a una estrategia suicida.

No hace falta ser un matemático soviético para darse cuenta que la suma de las “pérdidas contables” coincide con esa cifra y no con las estupideces que se investigan.

Todas las inversiones de ANCAP fueron de público conocimiento, todas pasaron por el Poder Ejecutivo a través del Ministerio de Industria, todas responden a un plan energético que tuvo un amplio apoyo interpartidario en el 2005-2006, sin embargo nadie acusa conocimiento de las mismas.

Que esta inmoralidad  la haga la derecha,  está dentro de la lógica; pero que no la asuman los frenteamplistas que la decidieron, rompe lisa y llanamente con todos los valores que deben guiar el pertenecer a una fuerza política que tiene la obligación de gobernar de acuerdo a sus postulados históricos y al programa que se le presentó a la gente.

Se ha mezclado en el debate lo económico financiero con lo político partidario y las internas  del FA,  y a esta altura el común de los uruguayos, en lugar de información veraz, recibe verdades a medias que son mucho más peligrosas que aquellas mentiras lisas y llanas.

El daño está hecho y la derecha lo festeja. Ahora se trata de no agravarlo.

Si hay problemas de gestión hay que identificarlos, contrastarlos con la realidad y resolverlos, pero no poniendo la carreta delante de los bueyes. El pedido de renuncia o destitución de quien desde hace 6 meses se encuentra al frente de la empresa, adoptando medidas para subsanar errores, no resiste el menor análisis y se trataría de un linchamiento espeluznante para satisfacer la necesidad de sangre de los que gritan más alto y cuentan con servil amplificación.

Sería como pedir la cabeza de Astori porque en 9 meses de gestión subió la desocupación de un 6 a un 8.5% , casi un 50 %.

Nota- Quien suscribe estas opiniones es Javier Cousillas Iglesias, funcionario de ANCAP desde hace 33 años y actualmente Gerente de Servicios Generales. Es mi opinión de los hechos, a la que tengo derecho como ciudadano y como verán, está teñida por mi militancia frenteamplista. No involucra absolutamente a nadie más que a mí y a mi conciencia. Aclaro también que soy uno de quienes se ha negado a declarar en la Comisión por las razones que se desprenden de lo escrito  y no porque alguien me lo hubiera sugerido o impuesto. JCI.

Alberto Couriel responde sobre el uso de las reservas.

Momento de respuestas durante la mesa redonda destinada al modelo económico del ciclo de debates, “La crisis del capitalismo, una mirada desde la izquierda”. En la misma intervinieron los economistas Andrés Dean, Andrea Vigorito, Alberto Couriel y Carlos Viera. Se realizó el 5 de noviembre de 2015 en La Huella de Seregni.

Andrés Dean responde sobre la aplicación del modelo de Roemer en las empresas públicas

Momento de respuestas durante la mesa redonda destinada al modelo económico del ciclo de debates, “La crisis del capitalismo, una mirada desde la izquierda”. En la misma intervinieron los economistas Andrés Dean, Andrea Vigorito, Alberto Couriel y Carlos Viera. Se realizó el 5 de noviembre de 2015 en La Huella de Seregni.

La economista Andrea Vigorito sobre la renta básica universal

Momento de respuestas durante la mesa redonda destinada al modelo económico del ciclo de debates, “La crisis del capitalismo, una mirada desde la izquierda”. En la misma intervinieron los economistas Andrés Dean, Andrea Vigorito, Alberto Couriel y Carlos Viera. Se realizó el 5 de noviembre de 2015 en La Huella de Seregni.

El economista Andrés Dean responde sobre el monto que implicaría una renta básica universal

Momento de respuestas durante la mesa redonda destinada al modelo económico del ciclo de debates, “La crisis del capitalismo, una mirada desde la izquierda”. En la misma intervinieron los economistas Andrés Dean, Andrea Vigorito, Alberto Couriel y Carlos Viera. Se realizó el 5 de noviembre de 2015 en La Huella de Seregni.

Andrea Vigorito responde a Lucía Lago sobre el rol de la economía y la política

Momento de preguntas y respuestas durante la mesa redonda destinada al modelo económico en el ciclo de debates: La crisis del capitalismo, una mirada desde la izquierda. En la huella de Seregni, el 5 de noviembre de 2015.

Alberto Couriel responde durante la mesa redonda dedicada al modelo productivo

Momento de preguntas durante la mesa redonda destinada a modelo económico del ciclo de debates: La crisis del capitalismo, una mirada desde la izquierda. En la misma participaron los economistas Andrea Vigorito, Andrés Dean, Carlos Viera y Alberto Couriel.

Carlos Viera sobre modelo económico

Intervención del economista Carlos Viera en la mesa redonda sobre modelo económico durante el ciclo de debates: La crisis del capitalismo, una mirada desde la izquierda el 5 de noviembre de 2015 en la Huella de Seregni. Particiaron también Andrea Vigorito, Alberto Couriel y Andrés Dean. Moderó Lucía Lago.

Intervención de Andrés Dean durante la mesa sobre modelo económico

Intervención de Andrés Dean durante la mesa sobre modelo económico en el marco del ciclo de debates: La crisis del capitalismo, una mirada desde la izquierda. La misma tuvo lugar en la Huella de Seregni el 5 de noviembre de 2015. Participaron también Andrea Vigorito, Alberto Couriel y Carlos Viera. Moderó el debate Lucía Lago.

Intervención de Andrea Vigorito durante la mesa redonda sobre modelo económico

Mesa redonda del 5 de noviembre de 2015, en el marco del ciclo de debates “La crisis del capitalismo, una mirada desde la izquierda” en la que intervinieron junto a Andrea Vigorito, Andrés Dean, Alberto Couriel y Carlos Viera. Fue moderado por Lucía Lago y tuvo lugar en La Huella de Seregni.

Intervención de Alberto Couriel en la cuarta mesa redonda sobre modelo económico

El 5 de noviembre, tuvo lugar en La Huella de Seregni, la cuarta mesa redonda dedicada al analisis del modelo económico. En la misma participaron, Alberto Couriel, Andrea Vigorito, Andrés Dean y Carlos Viera. Moderó, Lucía Lago.

Imagen

Jueves 5 de noviembre, continuando con el ciclo de debates, trataremos El Modelo Económico

Cuarta mesa redonda del ciclo “La crisis del capitalismo, una mirada desde la izquierda”. Hablarán sobre el modelo económico: Alberto Couriel, Andrea Vigorito, Carlos Viera y Andrés Dean. Modera: Lucía Lago. El jueves 5 de noviembre a las 19.30hs en la Huella de Seregni.

Un paro que se instala en el centro de la escena política

Escribe Pablo Anzalone

El paro general del próximo 6 de agosto se gestó en un momento político distinto al actual.
La detención abrupta de las obras del Antel Arena y las pautas salariales presentadas por el gobierno, sorprendieron a todos los actores incluyendo al movimiento sindical.
Durante varios meses el discurso predominante del gobierno fue la contracción de los gastos públicos y la reducción del déficit fiscal, frente a un panorama internacional y regional amenazante. Desde antes de comenzar la discusión presupuestal el mensaje era muy claro y fuerte. La reiteración, el énfasis y la ausencia de otros tópicos, configuraron un efecto “procíclico”, influyendo sobre las percepciones y las expectativas de la población. Tal impacto tuvo este discurso que la almacenera de la esquina de casa me dijo preocupada, “esto viene muy mal, ya lo están diciendo”. O como decía un amigo mío, “tanto hablar de crisis, vamos a terminar teniendo una”. Y uno que es desconfiado iba pensando si sabrían de alguna catástrofe internacional que desconocíamos. Llama la atención el rápido reacomodamiento de las cámaras patronales para sacar provecho de la supuesta crisis.

Aunque ese discurso estaba penetrando en la sociedad, ambas medidas sorprendieron porque había habido señales muy distintas cuando Tabaré Vázquez intervino en la apertura del congreso del PIT CNT por primera vez en la historia del movimiento obrero. Tabaré hizo un discurso muy fuerte y elocuente, que no dejaba dudas del compromiso de su gobierno con el pueblo trabajador. Y más tarde trascendió que había planteado la necesidad de “un giro a la izquierda” en el gabinete.
En todas las instancias presupuestales y de Consejos de Salarios los trabajadores organizados se han movilizado. No es novedad. El PIT CNT ha logrado una estrategia que mantiene la movilización sin por ello confundirse sobre el carácter del gobierno frenteamplista, sin ponerse en la oposición ni sumar con ella. Tal vez por eso ha crecido constantemente en afiliados y las tendencias divisionistas no han prosperado.
Casi todo el mundo hubiera aceptado que se ajustaran los tiempos de la obra del Antel Arena, pero el golpe de efecto de su cierre fue demasiado. Por si fuera poco, pautas salariales sin ajuste por inflación no son aceptables para ninguna organización sindical.
La reacción sindical y de otros actores estuvo acorde a estas circunstancias.
Pero el gobierno dio muestras de no estar sordo ni tener el piloto automático. Tabaré Vázquez cambió la coyuntura con varias señales políticas fuertes, la mayor, una presentación de las inversiones previstas para el quinquenio, con un discurso contrario a la idea de crisis, desmintiendo enfáticamente que se apueste al achique. Se puede discutir que haya incluido un tercio de inversiones privadas (por ahora teóricas). O calcular la relación Inversiones/ PBI para relativizar los anuncios. Pero el sentido político es muy claro y constituye un giro significativo. También Astori ha corregido su discurso en consonancia con la señal presidencial. No es un hecho menor para un gobierno con este elevado nivel de aprobación . La búsqueda de otra financiación para el Antel Arena y el compromiso de culminar buena parte de la obra en este período, descomprimen el tema. Simultáneamente se instaló un proceso de negociación hacia los Consejos de Salarios cuyos alcances todavía no están claros.
Por otro lado subsisten áreas sensibles como la enseñanza donde no se está logrando generar un clima de diálogo que incluya tanto recursos como políticas a llevar adelante.
Mientras la oposición festeja la Comisión Investigadora de ANCAP como si fuera el gol de la victoria, el movimiento obrero pone sobre la mesa un conjunto de propuestas serias para el presupuesto nacional. Se podrá coincidir o no con ellas pero son coherentes y merecen la consideración de todos los actores de la sociedad. Es un debate de fondo. Vale la pena.

Publicado en el semanario Voces