ESPEJOS Y ESPEJISMOS por Ignacio Martínez

Los agoreros exclaman “¡el país se cae a pedazos!”. Desde la farándula de facebook hasta las tribunas de programas radiales y artículos de prensa, estos fatídicos describen el panorama con espejismos y se prestan para afirmar que “el país nunca estuvo peor que ahora”. Sus propósitos son sembrar la idea del caos para cosechar la necesidad del cambio. Estas prácticas nacen de premeditados analistas que elaboran estrategias para imponer el espejismo de que nunca hubo corrupción como la de hoy, que es con este gobierno que hay femicidios, que nunca antes hubo tanta delincuencia, que nunca estuvimos más pobres ni más carentes ni con más desocupación ni con más hecatombe financiera ni con más cierre de empresas ni con más tragedias en el agro ni, ni, ni…

La verdad es otra:

**Uruguay registra los niveles más altos de empleo de toda su historia.

** La desocupación pasó de un promedio de 14% al promedio del 7.5%.

**Desde 2005 el salario mínimo nacional ha crecido en un 42 %.

**La CEPAL indicó que Uruguay es el segundo país con menor índice de pobreza (7,5 por ciento) y el primero con mínimos de indigencia (bajó de 4,7 en 2005 a 0,5 en 2014)

**Desde el 2004 la cantidad de personas que salieron de la pobreza asciende a más de 850 mil personas.

** Aumentó en 25% del presupuesto el gasto social.

**Se ha avanzado como nunca en la diversidad de la matriz energética con  inversiones en parques eólicos que suman 2 mil 800 millones de dólares en el periodo 2010-2015.

** Desde 2005 la cifra de personas incluidas en el sistema de salud es de 1 millón 420 mil personas (435 mil son hijos de trabajadores).

** Se creó el Hospital de ojos “José Martí” que lleva 75 mil operaciones de cataratas gratis para la gente más humilde.

** Se aumentó la inversión en Educación de 420 millones de dólares en 2004 a 1350 millones en 2009.

** Se retomaron los Consejos de salarios, la Negociación colectiva y la Libertad Sindical.

** La ley N° 18.065 igualó las condiciones laborales del sector doméstico.

**Se legalizó la jornada de 8 horas para los trabajadores rurales.

** Nuevo régimen de Asignaciones Familiares para beneficiar a los más humildes.

**Progresivo cambio de políticas de asistencia, en su momento imprescindibles, hacia políticas sociales con retorno de los beneficiados.

** Fortalecimiento de Agencias Nacionales de Innovación e Investigación,  para el Desarrollo del Gobierno de la Gestión Electrónica y la Sociedad de la Información y el Conocimiento.

** Planes Ceibal (un niño una computadora) e Ibirapitá para jubilados.

** Boleto estudiantil gratis para estudiantes del ciclo básico a nivel nacional.
**Ampliación de escuelas de tiempo completo con cobertura para decenas de miles de niñas y niños.
**Educación inicial obligatoria desde los 3 y 4 años.

Pero no está todo dicho. Ahora vienen los espejos. Tenemos que mirarnos seriamente y profundizar la transparencia y la ética de izquierda, sacando a todos los que no han comprendido que la función pública es antes que nada un servicio a la comunidad y no un asiento atornillado, eliminando la nefasta cuota política de cargos.

El FA y el Gobierno deben dar más y mejor participación al pueblo organizado en instancias de consulta y de resolución. Debemos ser autocríticos, eficientes en nuestras labores, siempre con espíritu colectivo, con gestión grupal, con eficacia, austeridad y honradez. Convoco a los que están hoy circunstancialmente en lugares de dirección para que entiendan que eso también supone una actitud pedagógica, ejemplarizante. Cada cosa que se diga o que se haga tiene consecuencias. Hay que ser más limpio que el agua limpia. La función pública viene acompañada de una inmensa lupa por la cual los estamos observando todos.

Lo que hemos dicho siempre: profundizar lo que hacemos bien; cambiar lo que hacemos mal y hacer lo que aún no hemos hecho. Algo que no hemos hecho o lo hemos hecho mal es crear ámbitos de prensa, de propaganda, de encuentros para decir y explicar los logros conquistados y salirle al cruce a los espejismos que quieren hacer creer que “el país se rompe por todos los costados”. Debemos afirmar con honestidad, razón y sensatez que tenemos mucho para superarnos aún y que el pueblo es quien tiene, al fin de cuentas, la última palabra.

Publicado en el semanario uruguayo VOCES el jueves 5 de abril de 2018

Puede dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s