El internismo en el Frente Amplio

Escribe Pablo Anzalone*
Las discusiones recientes sobre la presidencia del Frente Amplio condujeron a la renuncia de Mónica Xavier. Revelan una gran pobreza del debate político. No hay discusión de propuestas sobre la acción política, tácticas diferentes o estrategias alternativas.

No hay balances críticos de la gestión de la Presidencia. Sería legítimo que los hubiera.
En mi opinión, Mónica hizo un gran esfuerzo para imprimirle otra dinámica al Frente Amplio. Hay que valorarlo y reconocerlo. Pero hay muchos aspectos en los que no se ha avanzado o se lo ha hecho en forma insuficiente. Y sería mejor todavía que hubiera una autocrítica de toda la conducción. Porque hay un equipo con los vicepresidentes, está el Secretariado y también la Mesa Política o el propio Plenario Nacional. Todos los sectores con peso electoral tienen representación en esas instancias y sería bueno poner sobre la mesa las reflexiones críticas y autocríticas que sean necesarias. Por lo menos esas serían discusiones políticas interesantes, donde todos estarían expuestos y no se elegiría un chivo expiatorio. Sin embargo todo parece reducirse a la exclusividad o no de la responsabilidad de presidir al FA. ¿Para hacer qué? ¿Con qué ideas, propuestas, instrumentos?

Nada de eso aparece hoy y es un hecho grave.

Esta forma de encarar las discusiones dentro del FA es una muestra de las dificultades que ha tenido como fuerza política para pararse ante la población como un actor fundamental. No como apéndice del gobierno, sino con protagonismo activo, promotor de iniciativas políticas hacia la población, gran oyente de las preocupaciones de la gente, organizador de la comunidad.
Alguien que haga política de masas todo el tiempo y no solo cada cinco años.

La unidad frenteamplista no significa unanimidad, no lo ha sido nunca. Pero los debates deben ser relevantes, enriquecedores. Y vaya si es necesario debatir hoy sobre las alternativas que se abren para la izquierda en Uruguay, en la región y en el contexto internacional.

La crisis griega y su desenlace, las situaciones críticas en Brasil y en Venezuela, los avances sociales en América Latina y las amenazas para su sostenibilidad, la pobreza que aún existe y se reproduce golpeando a la infancia, los modelos de desarrollo subordinados a la lógica del capital extranjero, las transformaciones estructurales en salud, educación, seguridad, cultura, convivencia, las experiencias cooperativas y autogestionarias, los movimientos sociales y los partidos, son cuestiones que nos interpelan. Las prioridades del Presupuesto Nacional son aspectos relevantes del proyecto político.
Hay que reflexionar y debatir, sin caricaturas ni sectarismos, pero sin conformismo.

Desde el 2005, el Frente Amplio se quedó sin estrategia propia. En el año 2010 se construyó una discusión autocrítica importante que culminó en un documento que entre otras cosas decía, “La crisis de estrategia se expresa en la falta de líneas de acción política hacia la población, en la ausencia de campañas generales o locales, en la escasa participación de la fuerza política en la movilización y en el debate ideológico sobre los valores de nuestra sociedad. También en la dificultad para generar políticas hacia y desde los jóvenes, incorporando banderas éticas, políticas o sociales, objetivos y medios con arraigo en la juventud, que le abran espacio y a la vez la conviertan en un factor propulsor de los cambios.”
La derecha, entronizada en los partidos tradicionales, lanzó una campaña de oposición radical, sin contemporizaciones aunque con pocas luces y propuestas.

¿Qué va a hacer el Frente Amplio en los próximos cinco años? ¿Mirarse el ombligo, enconar sus diferencias internas, disputar los espacios de poder sectoriales, limitarse a esperar lo que haga el gobierno? ¿O por el contrario impulsará el debate político en la sociedad, promoverá campañas de masas para volver a darle a los frenteamplistas y a la población un rol de protagonistas y no de espectadores?

Decía el Plenario Nacional en 2010 “Hay que relanzar desde ya una estrategia de alianzas con los sectores sociales para profundizar el proyecto político desde ahora, y para darle sustentabilidad al proceso de cambio.”
La campaña del No a la Baja fue un buen ejemplo.

Hoy debemos encarar otros. La educación y en particular la recomposición de la alianza docente/comunidad deberían ser motivo de campañas específicas, con debates y acciones pertinentes. Un Plan Nacional de Salud, que no tenemos, debería construirse en un amplio debate que desde lo local llegue al nivel nacional. La primera infancia es una prioridad nacional donde las familias, las instituciones educativas y de salud, pero también los partidos y los movimientos sociales tienen un rol fundamental. El derecho a una alimentación adecuada requiere un cambio cultural y acciones por la seguridad y soberanía alimentarias. El cuidado del medio ambiente es una tarea de todos, una responsabilidad para asegurar el futuro de las próximas generaciones.

Hay que democratizar al propio Frente Amplio, ampliando la participación de frenteamplistas en estos y otros temas, definiéndolos como ejes de acción política colectiva, llegando a los que no son frenteamplistas. La política no puede reducirse a la administración del Estado o los líos internos. Hay que retomar la política como debate de ideas y proyectos, como acción colectiva, como construcción de una sociedad distinta, más justa y libre. Como decimos desde el Colectivo El Taller retomando a Rosa Luxemburgo, “luchamos por un mundo donde seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres”.

*Publicado en La Diaria

4 comentarios sobre “El internismo en el Frente Amplio

  1. Excelente propuesta. Ya no es una reflexión, sino un análisis de la situación del FA como fuerza política. La paralización, la lucha de poderes, llos egocentrismos, lsd disputas por lis cargos y el “volver a empezar” es lo que ha caracterizado a nuestra fuerza política desde que empezó a gobernar.

    Es ahora o nunca que hay que actuar. El 25 es el dia de los Comités deFA, yyy? cual es la propuesta? Ir de visita, foto yyy??
    Sobrados ejemplos tenemos de fracaso de gobiernos de izquierda y creo que en el artículo están dichos kis por que !!!!

    Una profunda discusión es imprescindible sobre lad políticas a seguir y los programas para desarrollar.

    Una imprescindible autocrítica para seguir adelante: salud, pero de verdad, educación, primera infancia, vivienda, etc

    Me gusta

    1. Comparto que la jornada del 25 de agosto puede ser una buena instancia para iniciar estos debates y plantear la necesidad de un plan de acción política que no se limite a las elecciones internas en mayo.

      Me gusta

  2. ME PARECE ORRIBLE ESTAS PUBLICACIONES QUE DEBILITAN EL F.A. LOS TEMAS DE LA CASA SE DISCUTEN DENTRO!!!HAY LUGARES DE SOBRA DONDE OPINAR!!!ME EXTRAÑA QUE ALGUIEN CON TANTA VIDA MILITANTE NO LO HAGA. AQUI ESTAMOS HECHOS PEDAZOS Y TODO ESTO CONTRIBULLE A LA DESTRUCCION! SEGUIREMOS ,MIENTRAS TENGAMOS ALIENTO ….PERO SERIA MEJOR QUE TODOS LO HICIERAN!!!

    Me gusta

  3. Si el criterio que las discrepancias políticas se discuten solo adentro fue vigente en algún momento, es evidente que ya no. La renuncia de Monica Xavier fue un hecho público y los debates sobre el tema estuvieron en todos los medios.
    Por otro lado creo que el debate político franco y fraterno nunca debilitó al FA. Son otras actitudes las que lo debilitan.

    Me gusta

Puede dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s