LECCIONES APRENDIDAS por Daniel Parada*

Sin dudas, la del 24 de noviembre fue una derrota con sabor a triunfo. Si bien tuvimos una derrota electoral, obtuvimos una victoria política; se juntaron cinco partidos de todas las ideologías (del centro a la ultraderecha) con un fin común: sacar al Frente Amplio (FA) del gobierno e imponer nuevamente el modelo neoliberal en nuestro país. Su campaña comenzó apenas ganadas las elecciones de 2014, llena de mentiras e imprecisiones. En comunión con los grandes medios de comunicación, lograron imponer la idea de un país en crisis, de caos, desorganización, instalando la alarma pública y la percepción de la necesidad urgente de un cambio.

El FA logró remontar una diferencia de 15 puntos, para perder sólo por un punto y poquito, pero considero, sin embargo, que realizar el análisis desde el sentimiento de derrota con sabor a triunfo es un error. Porque sin duda es una derrota, démosle el color que le demos.

Esta derrota electoral nos da la oportunidad de profundizar en el análisis de las causas por las cual se produce. Las victorias tienden a ocultar debilidades. Y algunas de las causas de la derrota ya estaban presentes en los triunfos de 2009 y 2014.

Es fundamental encontrar cuáles fueron la causas, porque el futuro nos obliga a corregirlas. Para ello creo pertinente aclarar dos cosas. Una, que no podemos analizar sólo la campaña electoral o las condiciones del candidato, sino que debemos analizar todo el período, los últimos diez años, por lo menos, y ver qué nos pasó. Y la otra es que como militante frenteamplista asumo cada uno y todos los errores como propios, no quedando por fuera de ninguno de ellos.

Aclarado esto vemos que existieron causas internas y externas, pero sólo nos ocuparemos por ahora de las primeras. Se cometieron errores en el gobierno porque muchas veces se puso piloto automático. En salud, si bien hubo importantes y sustantivas mejoras en materia de infraestructura a lo largo y ancho del país, seguimos estancados en otros aspectos, como no “fonasear” la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE), demoramos en la instalación de concursos, mantuvimos el corralito, hablamos del cambio de modelo de atención y en las propuestas económicas seguimos favoreciendo a los médicos, sobre todo cedimos ante el Sindicato Anestésico Quirúrgico (SAQ) en detrimento de los no médicos, lo que hizo muy difícil cambiar el modelo. En educación no logramos avanzar en nuevas propuestas pedagógicas y nos centramos en problemas didácticos. No logramos profundizar sobre el problema de la tenencia de la tierra y su extranjerización. Manejamos mal temas de naturaleza ética que implicaron a algunos compañeros. El caso Pluna que no fue bien transmitido y no le quedó claro a nadie. Tuvimos dificultades claras en comunicar las políticas en seguridad y desgastamos al ministro con diez largos años en el cargo, habiendo hecho una muy buena gestión.

Podríamos dar muchos ejemplos más. Esto no invalida los excelentes logros que sí tuvo el gobierno, mérito de sus políticas: bajó la pobreza a 8,4%, la indigencia a 0,17%, hubo un incremento en promedio del salario real del orden de 56%. Se evitaron los impactos recesivos de una crisis económica global y regional. El Ministerio de Desarrollo Social (Mides) desarrolló excelentes planes. La reforma tributaria, la creación del Sistema Nacional Integrado de Salud (SNIS), el seguro de salud (Fonasa), la cobertura de salud a más de 2.500.000 de usuarios, la disminución del IVA, el cambio de la matriz energética, el desarrollo de la infraestructura productiva, entre otros, son inmensos logros del FA en su gestión.

No fuimos capaces de construir el relato del cambio social y de defender en la calle día a día los logros del gobierno.

Pero entonces cometimos otro error y es que el FA ni desde el gobierno, ni como partido, fue capaz de dar la batalla ideológica en territorio para que la gente fuese comprendiendo estos logros y enamorándose de la propuesta de un Uruguay más solidario, equitativo y humano. No fuimos capaces de construir el relato del cambio social y de defender en la calle día a día los logros del gobierno. La disociación gobierno-partido fue un grave error, porque llevó a que fuera quedando solo el gobierno, sin darnos cuenta del papel que tiene que cumplir el partido. Por supuesto que existieron acciones de respaldo, pero no fueron metódicamente planificadas y mantenidas en el tiempo.

En determinados momentos confundimos los roles y los objetivos; estábamos más preocupados por la distribución de los cargos de gobierno de acuerdo a los votos que habíamos obtenido, que de ocupar los cargos con los más capaces, en los lugares de mayor responsabilidad, para poder cumplir con una excelente gestión y la adecuada aplicación del programa. Yo sé que muchas voces se levantarán contra esta postura; sobre todo, dirán que no es el momento, pero así venimos, nunca es el momento. Por el contrario, pienso que es el momento de empezar la autocrítica, sin buscar culpables individuales, haciéndonos cargo cada cual de la cuota parte del fracaso, de acuerdo a nuestras responsabilidades. Digno fracaso, sí, pero fracaso al fin. Seguir discutiendo, con el objetivo de superar debilidades, con espíritu constructivo y, en paralelo, organizarnos para dar una fiera batalla para ganar la mayor cantidad de intendencias posibles en mayo.

Recuperar la calle debe ser un objetivo, fortalecer los comités de base, las coordinadoras, analizar por qué se vaciaron, cómo se da la dinámica de poder entre los grupos, abrir otros espacios de integración para el trabajo político permanente, crear unidades de trabajo por temas que funcionen todo el período y que puedan hacer el seguimiento de lo que va a hacer el gobierno multicolor, que se integren los profesionales en diferentes áreas de la estructura. Comité funcional por área con voz y sin voto. Implementar talleres de formación general y de temas específicos para la formación de nuestros militantes. Se debe asegurar la participación de las bases militantes y los canales que garanticen la toma de decisiones. Facilitar la horizontalidad y el intercambio de propuestas e ideas.

Debemos también abocarnos a pensar en un nuevo modelo productivo, no basado en las reglas del libre mercado, que vaya cambiando la estructura social, debemos ser audaces sin dejar de reconocer lo difícil de la tarea. Es necesario, si queremos el cambio social, cambiar las cabezas y no seguir reproduciendo el mismo modelo de sociedad y de comportamiento social.

Estoy convencido de que autocriticarnos con propuestas de cambio, y no simplemente haciendo catarsis, fortalecerá la militancia para mayo, porque mostraremos que somos capaces de mirar adentro con fraternidad y sinceridad, buscando siempre la unidad en la diversidad y pensando un proyecto de sociedad que nos enamore a todos para pelear por él, hasta dar nuestro último aliento.

*Daniel Parada fue profesor agregado de Medicina de la Universidad de la República.

Publicado en La Diaria el 5 de diciembre de 2019 

Puede dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s