ENERGICO RECHAZO AL ATAQUE TERRORISTA EN BRASILIA por JAN ROCHA

Publicado en el Blog de Jan Rocha

Brasil: intento de golpe de bolsonaristas | Oficina para América Latina (lab.org.uk)

Jan Rocha es ex corresponsal de la BBC y The Guardian y vive en São Paulo, Brasil. Es autora de varios libros de LAB y contribuye con esta columna regular para LAB, conocida por su análisis incisivo de la política brasileña actual.

10 de enero de 2023:Hace una semana, Brasilia fue escenario de alegres celebraciones del nuevo gobierno de Lula. Pero el domingo 8 de enero llegó un violento recordatorio de que muchos de los millones de partidarios de Bolsonaro, lejos de aceptar su derrota, quieren derrocar al gobierno electo y provocar una intervención militar en el país.

Miles de terroristas bolsonaristas arrasaron sin ser molestados durante horas por las tres sedes del poder de la capital, el Congreso, la Corte Suprema y el Palacio Presidencial, destrozando todo lo que estaba a la vista. Rompieron decenas de ventanas de vidrio, arrojaron muebles afuera, saquearon archivos y robaron objetos de valor, incluidos regalos de gobiernos extranjeros, computadoras, documentos, armas y municiones del departamento de seguridad. Cortaron una pintura por valor de millones de dólares de uno de los pintores más famosos de Brasil, Di Cavalcanti, dañaron irreparablemente un reloj invaluable del siglo XVIII regalado a la familia real por Luis XIV, rompieron todas las fotos de la galería que contenían las de todos los presidentes brasileños desde el comienzo de la república en 1889 y destruyeron todos los objetos en la oficina de la primera dama. Janja.

Solo no lograron entrar en la oficina del presidente porque estaba protegida por una puerta blindada. En la Corte Suprema destrozaron las sillas de los jueces en la sala principal del tribunal donde se llevan a cabo las sesiones plenarias, robaron las togas de los jueces y arrancaron el escudo de armas de la pared. En el congreso invadieron el Senado y rompieron puertas de vidrio. Varios de ellos orinaron y defecaron sobre obras de arte. La ironía de cantar «Lula ladrao, seu lugar é na prisão» («Lula ladrón, tu lugar está en la cárcel») mientras robaban objetos, parece haberse perdido en ellos. Al menos ocho periodistas, tanto brasileños como extranjeros, fueron atacados y a algunos les robaron sus equipos.

La amenaza de los militares

La policía de Brasilia y los dos batallones del ejército de guardias de palacio no se veían por ninguna parte. A los invasores, que habían llegado en cientos de autobuses de todo Brasil el día anterior, no solo se les permitió marchar por la principal Explanada de los Ministerios hasta la plaza de los Tres Poderes, sino que en realidad fueron escoltados por la policía en el camino. La fuerza policial especial del Congreso, armada con escudos antidisturbios, los agitó.

Quedó claro que el nuevo gobierno había subestimado seriamente la realidad de la amenaza, que se había declarado abiertamente en los mensajes de las redes sociales, y tampoco se dio cuenta del alcance del apoyo a Bolsonaro en el gobierno local, comenzando con el propio gobernador del distrito federal, que había insistido en nombrar al Ministro de Justicia de Bolsonaro. Anderson Torres, un oficial de la policía federal, como su jefe de policía. ¿Dónde estaba Torres cuando Brasilia estaba siendo tomada por hordas de extremistas? En Miami, donde Jair Bolsonaro ha establecido su residencia.

El objetivo de la invasión era ocupar las tres instituciones que simbolizan el poder, apoyadas por sectores de la policía y las fuerzas armadas. Tan seguros estaban los vándalos bolsonaristas de que triunfarían, que publicaron videos de ellos mismos destruyendo y destrozando las instalaciones.

El gobierno de Lula había sido advertido por especialistas en seguridad de que muchos miembros de las fuerzas policiales y las agencias de inteligencia eran partidarios del ex presidente, pero subestimaron las posibilidades de una insurrección violenta, basándose en inteligencia defectuosa. ABIN, la agencia nacional de inteligencia, cuya función constitucional es la defensa de la seguridad de la nación, se había convertido en una agencia dedicada a proteger a Bolsonaro y sus hijos de acusaciones de corrupción.

El vandalismo provoca indignación

Pasaron varias horas antes de que hubiera una reacción, provocada por la indignación por lo que estaba sucediendo. Brasilia fue puesta bajo intervención federal, y la policía finalmente se trasladó y detuvo a 300 personas. Interrogados, algunos de ellos dijeron que les habían pagado para venir a Brasilia y les habían dado boletos de autobús gratuitos. Otros parecen haber creído realmente que las elecciones fueron robadas y Lula no tiene derecho a ser presidente.

A la mañana siguiente, la policía y los oficiales del ejército despejaron los campamentos improvisados establecidos por los partidarios de Bolsonaro fuera de los cuarteles militares en muchos estados. En Brasilia, 1.200 personas en el campamento, muchas de las cuales habían participado en las invasiones del día anterior, fueron detenidas. Entre los habitantes del campo había muchos oficiales militares retirados.

Las campañas de desinformación, incluidos los intentos permanentes de Bolsonaro de socavar el sistema electoral, cuestionar la confiabilidad de las máquinas de votación electrónica, atacar al tribunal electoral, apuntan deliberadamente a crear una situación confusa y desorientadora en la que es difícil para muchos separar la verdad de las mentiras.

Es sólo una minoría radical que practica el vandalismo y los ataques a la democracia, pero son parte de un movimiento mucho más grande, que apela a valores profundamente arraigados en los sectores más conservadores de la sociedad brasileña como el machismo, el racismo, el militarismo.

La reacción

Pero las impactantes escenas en Brasilia fueron rechazadas por la mayoría de la población. Para algunos, la violencia del domingo mostró que el bolsonarismo no es un movimiento político, sino una organización terrorista.

Los analistas dicen que Lula tendrá que reformar todas las fuerzas de seguridad, purgándolas de partidarios radicales bolsonaristas, que son por extensión agentes antidemocráticos. Bajo el gobierno anterior, sus funciones constitucionales fueron distorsionadas o destruidas. Construirlos en fuerzas que defiendan la democracia en lugar de atacarla, ahora es necesario.

Para el historiador Manuel Domingo Neto lo ocurrido el domingo fue puro vandalismo, dirigido a acabar con la felicidad del pueblo en la toma de posesión de Lula, y sustituirla por el miedo. «Quieren desmoralizar al presidente y su gobierno, trayendo caos y creando el clima para una ruptura institucional, lo que lleva a una guerra civil».

Para el antropólogo Luiz Eduardo Soares, experto en seguridad pública, los actos terroristas en Brasilia son uno de los tentáculos de la organización internacional de extrema derecha.

Sin embargo, parece que los ataques terroristas, en lugar de provocar un golpe de Estado por parte de las Fuerzas Armadas, como esperaban los bolsonaristas, han tenido el efecto contrario, provocando una gran reacción de indignación y una determinación de defender la democracia de Brasil.

Al día siguiente, mientras el personal en Brasilia se ponía a trabajar barriendo los vidrios rotos, pescando muebles de los estanques que rodean el palacio y recogiendo documentos dispersos, en todo Brasil hubo manifestaciones en defensa de la democracia, en defensa del gobierno electo y en protesta por los ataques a los tres poderes.

El lunes por la noche, el presidente Lula presidió una reunión sin precedentes de los 27 gobernadores estatales, miembros de la Corte Suprema, el Fiscal General y representantes de los 4.500 alcaldes de Brasil. Todos expresaron horror por el ataque a las instituciones democráticas y prometieron defender la democracia.

En lugar de derrocar o debilitar al gobierno electo, las acciones terroristas lo han fortalecido. El apoyo a Lula también llegó desde el extranjero, ya que los gobiernos de Oriente a Occidente, China, Rusia, Estados Unidos, Francia, Reino Unido y todos los países latinoamericanos expresaron su horror por los ataques.

Su hombre en Orlando

La búsqueda está ahora en marcha para las personas detrás de los ataques, los que financiaron los autobuses y los campamentos y las campañas en las redes sociales. Los soldados de infantería están detenidos y serán acusados con la evidencia proporcionada por ellos mismos en innumerables selfies y publicaciones.

Pero, ¿cuál fue el papel del ex presidente Bolsonaro en el intento de golpe? Desde su refugio en Orlando, ¿estaba coordinando o alentando actividades en Brasilia? ¿Cuánto sabía sobre las intenciones de los autobuses llenos de sus partidarios que descendieron a Brasilia? Convenientemente, cuando la atención se centró en su papel y Lula y Biden discutieron su presencia en los Estados Unidos, se enfermó y fue llevado al hospital el lunes por la tarde.

Puede dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s