Terrorismo y políticas internacionales

Escribe Pablo Anzalone

artìculo publicado en Semanario Voces 3 nov 2015

Estamos conmovidos por los asesinatos de 130 personas  inocentes en Paris, y  – tal vez con menos exposición  mediática- las  224 personas que murieron en el avión ruso derribado en el Sinaí y los  más de cien hombres y mujeres alcanzados por una bomba  en Turquía.  El llamado Estado Islámico (EI) ha asumido la responsabilidad por estos crímenes repudiables. Las grandes potencias están desplegando una amplia ofensiva militar aérea para destruirlo.  Una penetrante campaña va construyendo la imagen de esta desconocida amenaza. La religión musulmana y quienes la practican, los emigrantes sirios y otros,  están siendo mostrados como parte de ese enemigo oscuro, el terrorismo. Es una operación mediática que sirve asimismo al EI asimilándolo a todos los musulmanes. Se teoriza incluso sobre el choque  de civilizaciones.

Sin embargo falta en este relato la responsabilidad de las políticas de EEUU y de la Unión Europea en Medio Oriente y África.  El analista norteamericano  Jeffrey D. Sachs señala que  los atentados actuales pueden llamarse “terrorismo de efecto bumerán” porque son el resultado terrible  de las reiteradas intervenciones estadounidenses y europeas para derribar gobiernos e implantar  nuevos regímenes “amigos”.

Hay muchos elementos sobre  las acciones de la CIA durante los 80 para entrenar y armar a jóvenes suníes para luchar contra la URSS en Afganistán, contratando a Bin Laden para liderar esos combatientes, alentando la ideología yihadista.

Con la retirada soviética de Afganistán, la presencia militar norteamericana cada vez mayor  en la región dio pie a la exacerbación  de la ideología yihadista que decía defender las tierras del Islam contra los ataques exteriores. Los intereses económicos vinculados con el control del petróleo y con la venta de armas  han sido determinantes.

La guerra de EUA contra Irak en 2003 con una argumentación probadamente falsa de armas de destrucción masiva, alentando a la creación de un régimen chiita, contribuyó a radicalizar a muchos suníes y acrecentó el poder de  los yihadistas. El derrocamiento de Gadafi en Libia contó con la intervención directa de EEUU, Francia e Inglaterra así como  el golpe de los generales  egipcios contra el gobierno de los Hermanos Musulmanes fue apoyado por los norteamericanos. En Siria, EEUU, Turquía y Arabia Saudita impulsaron un enfrentamiento armado  que despedazó al país en un intento de derribar al gobierno. La desestabilización  superó las fronteras nacionales alcanzando a gran parte de la región.

Ninguna de estas intervenciones armadas norteamericanas, europeas o rusas condujo a la creación de gobiernos democráticos, ni siquiera estables y mucho menos a situaciones de paz. Antes al contrario el resultado han sido guerras civiles, desplazamientos de la población civil, enormes sufrimientos, contextos de caos. Ese ha sido el caldo de cultivo del Estado Islámico.  Así las potencias  crearon riesgos mucho mayores de ser objeto de atentados terroristas. La imagen de Putin y Obama discutiendo cual será el futuro de Siria, quién gobernará ese país destruido, es muy elocuente sobre el problema que da origen al terrorismo. ¿Cuantos  soportarían  eso para su propio país?

Pensar en una solución militar al terrorismo  del EI, es repetir la experiencia del aprendiz de brujo. Los bombardeos masivos no pueden sostener gobiernos ni sociedades distintos. Pueden destruir mucho. La violencia masiva, el terrorismo de los estados  es el fundamento de más terrorismo individual, más adhesión a la ideología yihadista. Esas guerras están dejando países destrozados. Aún hoy potencias occidentales compran el petróleo al EI sustentándolo económicamente. Deberíamos apoyar  activamente la propuesta de Podemos en España de declarar un embargo de armas en la región. Mientras que una estrategia de mediano y largo plazo hacia la pacificación  debería encarar inversiones en agricultura, infraestructura, educación, salud.

¿Cuál será el escenario mundial si continúan las estrategias hegemónicas de hoy? Sin duda uno mucho peor para todos.

Puede dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s